La mascarilla N95 es un cubrebocas de tipo desechable que sirve para filtrar aproximadamente el 95% de las partículas del aire. Este tipo de mascarilla fue aprobado por el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional de los Estados Unidos como uno de las mascarillas autofiltrantes o quirúrgicas. Se suelen usar en entornos laborables en que se hallan partículas nocivas y mutagénicas, como la metalurgia, recolección de basura y construcción. También se encuentran autorizados por la FDA como dispositivos médicos.

La mascarilla tiene una equivalencia en protección a la mascarilla FFP2 de la norma europea.

Es utilizada para evitar contagios de agentes patológicos como tuberculosis, SRAG y coronavirus. Son desechables, para un uso de 1 a 2 días ya despues no estaria haciendo su funcion con bacterias.

La designación N significa que no filtra aceites; y el 95, que filtra hasta el 95 % de las partículas en el ambiente.